lunes, 25 de febrero de 2008

Breve historia de los libros pop-up

Una breve historia de los libros pop-up de una Librería para niños y jóvenes "La Mar de Letras", en Madrid, España.

http://www.lamardeletras.com/pop-up-y-otros-libros-mviles/

Los pop-up y otros libros móviles

Nos encontramos ante un renacimiento de los pop-up (libros que esconden entre sus páginas personajes y construcciones en tres dimensiones que saltan cuando el lector las abre). Las editoriales dedicadas a la literatura infantil han encontrado en ellos una nueva gallina de los huevos de oro. Las ediciones que han aparecido en los últimos meses son magníficas, con libros que despliegan verdaderas obras de ingeniería en papel, valiéndose de complicados mecanismos que llegan a incorporar luz y sonido. Son libros para cuidar, guardar en la biblioteca y transmitirlos de generación en generación.

Pero no estamos ante ningún fenómeno nuevo: los primeros pop-up se remontan a la Edad Media (se utilizaban en los libros científicos), y ya podemos hablar de ellos como entretenimiento para niños a partir del siglo XVIII, con el nacimiento de la literatura infantil propiamente dicha. El siglo XIX fue la Edad de Oro, con editores europeos y americanos dedicados a lograr artesanalmente los librosmóviles más exquisitos. Entonces era un lujo sólo para niños ricos hacerse con un ejemplar de la casa Dean & Son o de Earnest Nister. Tras la Primera Guerra Mundial, con la producción en masa, estos preciosos libros se abarataron y muchos editores, principalmente en Inglaterra, Alemania y EEUU, dedicaron sus esfuerzos a perfeccionar la técnica. Es precisamente en esta época cuando los editores neoyorkinos de Blue Ribbon acuñaron el término pop-up, del que no se ha conseguido todavía una traducción al español mayoritariamente aceptada.

Con los libros del autor Vojtech Kubašta, de la casa checoslovaca Artia, que se exportaron en los 50 a todo el mundo, el arte del pop-up vive una nueva Edad Dorada hasta que en los 60 la casa Graphics Internacional, que los produce para Random House, los populariza en el mundo occidental. Hoy podemos hablar de un pop-up de autor, con creadores como Robert Sabuda, Nick Bantock, Jan Pienkowski, Matthew Reinhart, Chuck Murphy, David Pelham o David A. Carter. Muchos de ellos trabajan para Intervisual Communications Intl., la factoría más importante de este tipo de libros. Después, una vez concebidos, los pop-up son montados en países del tercer mundo, lo cual explica lo increíble que resulta a veces el precio de lo que son en realidad pequeñas obras de artesanía.