miércoles, 16 de julio de 2008

Historia de la Ingenieria de Papel y los Libros Pop-Up





Ron van der Meer nos presenta desde el sitio web de su libro Pop-Up "How Many" un texto con "Una breve historia de la ingenieria de papel y los libros pop-up", un punto de vista interesante de uno de los principales actores de esta sorprendente historia.

http://www.nadazip.com/howmany/history1.html



Pongo mi traducción:

"Una breve historia de la ingenieria de papel y los libros pop-up.

'Libro Pop-up' es el término que generalmente se reconoce para describir
cualquier libro que contiene figuras tridimensionales en papel o
cualquier elemento interactivo
como solapas (flaps) o pestañas (tiras pull-tabs que se jalan) hechas de papel. 'Pop-up' fue, de hecho, registrado como marca en los Estados Unidos por la empresa Blue Ribbon Books Inc, de Nueva York en la época entre las dos guerras mundiales. Estos libros «mágico» que esconden dentro de sus cubiertas bidimensionales magníficas estructuras y mecanismos se han vuelto muy populares en los últimos años, pero en realidad, tienen una historia muy antigua. Los primeros ejemplos conocidos de un elemento "interactivo" en un libro se remontan al siglo 13. Estos primeros documentos, por supuesto escritos a mano, contienen lo que se llama 'volvelles'.

Los Volvelles eran básicamente unos discos con un pivote central que pueden ser girados para revelar, o apuntar a, palabras o símbolos en la página. Estos libros eran a menudo sobre temas místicos y usaban volvelles para predecir el futuro o, en algunos casos, crear códigos secretos. En el siglo 14, algunos eruditos que trabajan en sus scriptoriums estaban utilizando solapas de papel para superponer capas del cuerpo humano en sus detallados libros sobre anatomía humana. En 1583, un libro producido por un erudito de Dresde, era un estudio anatómico que contienía diagramas detallando la mano y el ojo usando cinco o seis capas superpuestas. Después de esto hubo poco desarrollo técnico en ingeniería de papel hasta finales del siglo 18 cuando la combinación de mejores y más baratos métodos de impresión, además de la sociedad cada vez más alfabetizada la cual comenzó a crear una demanda de libros, en particular libros de entretenimiento. Un mercado totalmente nuevo había aparecido - el de los libros para niños. Es muy discutible cuál fue el primer libro pop-up enfocado específicamente para los niños, pero en la década de 1820 unos libros con el nombre poco atractivo de 'libros retrete' (Toilet Books) fueron publicados por Stacey Grinaldi y se pusieron de moda. Estos libros son esencialmente libros de "levantar la solapa". Se dice que la compañía Dean & Son de Londres fue la verdadera creadora de libros pop-up para niños. Dean & Son comercializó con éxito alrededor de 50 títulos diferentes de libros móviles y pop-up.

Meggendorfer, nacido en Munich, Alemania en 1847, fue un innovador maestro de la ingeniería de papel, adicionalmente también tenía un ojo agudo para los absurdos de la vida. Lograba, por medio de mecanismos muy ingeniosos y complejos, animar escenas e irónicamente hacer comentarios socarrones acerca de la personas retratadas. A pesar de su delicada estructura y su costo, sus libros se vendieron por todo el mundo y fueron traducidos a muchos idiomas.

La Primera Guerra Mundial (1914 - 1918) puso fin a esta era de oro y pasaron varios años antes de que la industria editorial recuperara de nuevo la confianza necesaria para experimentar con la ingeniería de papel. Durante el periodo de entreguerras en Gran Bretaña, la serie de libros 'Bookano' representaba algunos de los ejemplos más elaborados y 'Blue Ribbon Books Inc.' de Nueva York fue el principal editor. Ambos editores utilizaban ocasionalmente una ilustración pop-up insertada en un libro que de otra forma sería un libro de cuentos tradicional. Los mecanismos eran elaborados, pero la resistencia y la calidad del papel eran bajos (de acuerdo a las normas modernas) y muy pocos de los libros de esos tiempos han sobrevivido el trato rudo de los niños.

La segunda guerra mundial presentó otra interupción en el desarrollo de los pop-up y, aparte de la ingeniería de papel aplicada a tarjetas de felicitación y a libros pop-up relativamente sencillos donde las imágenes 'surgían' sin necesidad de pestañas o lengüetas pegadas, hubo relativamente poco interés en el medio durante la década de 1950 y comienzos de 1960.

El principal empresario que fue responsable de revivir el género fue un estadounidense llamado Waldorf Hunt. En 1974 creó una empresa llamada Intervisual Communications Inc. Empleando algunos de los mejores ingenieros de papel en el mundo, como Tor Lokvig, su empresa empezó a aumentar el nivel y la calidad de los libros pop-up. El comienzo de la "Nueva Ola" de libros pop-up que todavía hoy se saborea, se inició con el revolucionario libro "Haunted House" (Casa Embrujada) por Jan Pienkowski. Pienkowski, obstinadamente presionó a los ingenieros de papel Tor Lokvig y Wally Hunt para que se publicara un libro pop-up que contuviera no uno, sino varios mecanismos en cada página. El libro hechizó a los lectores y fue un gran éxito. Existía un mercado en el que nadie había pensado antes. Poco después, el diseñador británico David Pelham tuvo una idea inspirada por los libros de medicina victoriana elaboradamente ilustrados con sus colores grabados y solapas (¡el mismo principio que los primeros libros medievales con solapas!). Con la ayuda de uno de los más grandes ingenieros británicos de papel, Vic Duppa-White, crearon un elaborado libro pop-up diseñado para utilizar diagramas 'animados' para comunicar la manera en que ciertos órganos humanos funcionan.

Ron van der Meer, un holandés que se graduó del Royal College of Art en
Londres, se convirtió en un ilustrador para libros infantiles y diseñador de juguetes educativos muy respetado. Se dio cuenta de que la fuerza de los papeles y los pegamentos modernos significaba que sería posible producir un libro pop-up para niños elaborado y a la vez resistente. Ron se acercó Wally Hunt con su idea para su primer libro pop-up llamado Monster Island. La novedad de este libro es que el niño lector realiza un viaje 3-D. En lugar limitarse a las pasivas ilustraciones de los pop-ups, el lector tiene que interactuar con los mecanismos en el libro para desarrollar la historia. Una oportunidad ideal para que padres e hijos vivan la aventura juntos. Con las técnicas y el mercado establecidos para los pop-up modernos, Ron persuadiò a Wally a publicar su última idea para un libro pop-up. Sailing Ships (Barcos de vela) (1984) fue un verdadero sofisticado libro pop-up destinado a los llamados lectores adultos. El asombro que inspira este libro pop-up significó que se convirtió en un clásico premiado y reimpreso con regularidad. Con los mercados firmemente establecidos para los pop-ups, hubo una explosión en el número de editoriales que producen libros pop-up. Muchos de los libros eran de segunda categoría, tratando solamente de ganar dinero en el mercado pero la mayoría eran de muy alta calidad y libros de muy buena ingeniería. La serie de National Geographic, con ingeniería de papel diseñada por dos de los maestros en el arte: Jim Dias y John Strejan, estableció nuevos estándares en la ingeniería de papel.

El siguiente gran avance vino de nuevo de Ron van der Meer - 'The
Pack
' (El Paquete). Los antecedentes en juguetes educativos de Ron siempre han ilustrado la verdad del antiguo proverbio chino "Escuchar es olvidar, ver es recordar, hacer es entender". Su último libro es una compleja combinación de pop-ups, solapas, desdoblados (fold-outs) y una cinta de cassette aclaratoria, todo contenido dentro de un libro con un compartimiento poco profundo en la parte posterior.

El título fue The Art Pack (El Paquete de Arte) y se propuso desmitificar el mundo del arte evitando la pomposidad de numerosos libros sobre el tema pero sin ser condescendiente. El éxito de The Art Pack ha dado lugar a una sucesión de Paquetes igualmente elaborados que proporcionan el núcleo de su nueva obra de su empresa editorial.

Sólo hay unos pocos ingenieros de papel ahora en el mundo que están explorando nuevas ideas y maneras de hacer libros asombrosos. Uno de los más ingeniosos es Robert Sabuda que sorprendió al mundo de los pop-ups con sus mecanismos minimalistas y elaborados (The Christmas Alphabet. El Alfabeto de Navidad 1996). La gran elegancia de sus pop-ups simplemente blancos y de sus troquelados demostraron cómo los pop-ups sofisticados se pueden ver.

Los pop-ups modernos son fabricados por unas muy pocas fábricas especializadas en Colombia, China y Tailandia. Todos los libros tienen que ser ensamblados a mano después de que las hojas se imprimen y se troquelan. La destreza de los cortadores de troqueles y ensambladores lleva años de experiencia para aprender. Antes de la impresión de un nuevo título, los especialistas en la producción en las fábricas tienen que desmantelar cuidadosamente y examinar un prototipo proporcionado por el ingeniero de papel, a fin de establecer exactamente los pasos, y en qué orden, el ensamblado debe tener lugar.

Por ejemplo, un Paquete Van der Meer se forma de alrededor de 600 piezas por separado y cada mecanismo ensamblado debe ser cuidadosamente verificado para su ajuste y función. El tiempo total, desde el concepto hasta la entrega de un libro complejo, puede tomar dos años de arduo y detallado trabajo involucrando la cooperación entre el ingeniero de papel, el diseñador (por lo general la misma persona en la Editorial Van der Meer Publishing), el autor, el ilustrador y el impresor especialista."



Anteriormente escribí una nota sobre un video de un Libro Pop-Up muy especial de colección producido por la Sociedad de Libros Móviles, con muestras de los artistas e ingenieros de papel que hicieron historia en los libros móviles y pop-up:

http://librospopup.blogspot.com/2008/03/libro-pop-up-especial-con-muestras-de.html




Si deseas adquirir alguno de los Libros Pop-Up que han hecho (y siguen haciendo) historia, pongo los siguientes enlaces:


































1 comentario:

Anónimo dijo...

lHola, me ha encantado encontrar información detallada en castellano, muchas gracias. Soy fan del Pop-up desde hace poco, me maravillan los libros de Sabuda y Carter. Me gustaría entrar en contacto con empresas diseñadoras y productoras de tarjetas pop-up en Europa, ¿puedes ayudarme? Sólo conozco Kukurudz. Gracias malumolina@hotmail.com